Domingo Noviembre 19, 2017

El Pequeño Mal

Autor:

Dirección: Irina González

Actuación: Elizabeth Pedroza, Pedro Giunti, Darwin Enahudí, Paty Meneses, Fernanda Sánchez P., y Sabina Reyes

Escenario: El Milagro. Milán 24, Col. Juárez

121614columnateatroUna mujer con vestido de noche nos seduce durante el momento de socializar en la cafetería del Teatro El Milagro, nos mira y anota algo en su agenda. ¿Nos mira? Mira al frente, pero ahora que escribo dudo si en realidad me veía. Parecía abstraída en algo, creo yo, muy importante. Para donde uno mire, en algún momento, alguien toma su celular y lo atiende más que a la persona con quien está. La mujer se sienta, anota, se aleja, sale, regresa, desaparece y parece que no la hemos notado.

Ingresamos al foro principal del teatro, antes de subir como es costumbre nos dan la bienvenida, pero en lugar de solicitar encarecidamente que apaguemos el celular antes de ingresar, nos piden precisamente lo contrario: “Por favor, les pedimos que dejen encendidos sus teléfonos, por favor, no los vayan a apagar, sólo les pedimos que no los contesten durante la función, pero prendidos, por favor”. Las caras de asombro surgen, risas y cierto desconcierto.

Una vez en nuestras sillas, ingresan los actores. Mensajes proyectados en la pared de fondo, una frase célebre, y en breve el postulado de la puesta en escena: las personas estamos ‘pegadas’ a los dispositivos móviles como si de ahí emanara el oxígeno. Para algunos puede ser una droga, para otros el único medio de satisfacción sexual, reconocido medio de comunicación que esclaviza a los empleados y aleja a los amigos que conciertan citas a las que no llegan porque ahora en el mismo segundo uno puede cancelar un evento sin importar nada más

¿A qué corresponde la vitalidad del ‘feis’? ¿Qué sepan que existo? ¿Yo sé que existo? Esto y más me preguntaba cuando la escena me arrancó carcajadas y carcajadas ante un grupo de jóvenes entusiastas, al día con la tecnología, que deciden celebrar el cumpleaños de su amiga a través de una video llamada. En torno a la historia de estos amigos ‘rumins’ están momentos plásticos que nos estremecen por la fuerza de la imagen que Irina González y su equipo creativo logra en escena, por ejemplo, el joven de secundaria que ‘come’ cereal ante la pantalla, el oficinista capaz de asesinar a quien lo interrumpe, la amistad perdida durante las horas laborales infinitas dado que el ‘móvil’ así lo ha dispuesto o la niña que dice “Son unos tramposos, mejor juego con la pantalla”.

La vida actual se concibe con el uso de esta tecnología y sin ella el panorama parece vacío. En la propuesta nos resaltan que hoy tener un ‘smart fon’ te hace una mujer inteligente. Pero, ¿para qué? ¿qué hacen pegados a su equipo? ¡Juegan videojuegos! Como peces en cerrados en la pecera social, la pantalla como único límite de tus posibilidades que explotan en la velocidad de tus dedos al escribir, a lo más, en el ejercicio que se pueda realizar con simuladores que se activan con la simulación del movimiento corporal… ¡irrealidad virtual real!

Decía Eisntein “Temo el día en que la tecnología supere al humano”, mas ¿quién ha hecho esto posible, la tecnología, el humano? Quizá a las personas adultas sin el uso común de este tipo de aparatos y sin relación alguna con jóvenes o cercanos a personas que estén abstraídas en ellos, quizá para ellos la puesta en escena sea vanal, bofa y una pérdida de tiempo; pero para quienes somos adictos o estamos cerca de personas que se regodean en videojuegos, 3 mil ‘laiks’, citas de mentiras y amores instantáneos, para nosotros esta puesta en escena es trascendental dado que nos llevará a la más pura catarsis desde la diversión fársica hasta dejar el conflicto en la sala de espectadores y el deleite audio vidual en el escenario.

“Este mundo es para gente veloz”, con miserias estables que nos sumen en indefensión social ante gobiernos asesinos; unos conectados a la vida, a la evolución de los espacios y otros luchando por sobrevivir en la vorágine de las redes sociales que no pagan la renta ni los servicios. Denuncias importantes en voz de jóvenes que son parte de este momento histórico en el que ellos, como generación, ciertamente (y diría también lo no tan jóvenes) no pueden (podemos) pagar una renta ni garantizarse un futuro en paz. “México está jodido desde que nací”; ¿tendremos que irnos de aquí? ¿así nos quedaremos? Antes de responder jugaré un poco, para distraerme y no deprimirme. La evasión social garantiza el letargo, el shok delimitado por la pobreza, la violencia, la inseguridad (social, económica, laboral, familiar, emocional) y soledad.

En este mundo todo es posible, y quizá sea momento de hacer que todo deje de ser posible. Acuda usted estos días a la presentación gratuita que nos regalan como parte del cierre de actividades del teatro El Milagro y los estudios de Posgrado en la Maestría en Dirección Escénica recientemente cursados por la directora en la Escuela Nacional de Arte Teatral. El Pequeño Mal propuesta escénica que termina este miércoles y que esperamos ver en escena en el siguiente año.

Ahora que si tanta tecnología le da escalofríos lo invitamos a la pastorela Y… ¿dónde está la virgen?, que se presenta a partir de este miércoles 17 de diciembre a las 20:30hrs en el foro Cultural Coyoacanense “Hugo Argüelles”, Allende 36, colonia del Carmen, Coyoacán, Localidad $150ºº general, descuentos convencionales con credencial vigente $100ºº Esto en caso de que prefiera algo más convencional, pero aquí si, recuerde, apagar su móvil antes de entrar a función y evite estar con la ‘selfi’ porque distrae a los espectadores que se ubican detrás de usted.

Funciones: Lunes 15, martes 16 y miércoles 17 de diciembre, 20:30hrs

Teatro: El Milagro, Milán 24, col Juárez entre Lucerna y General Prim, a cuatro cuadras del MB Hamburgo
Localidad: Entrada Libre

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro

Perrona, superlativo de sobrenatural

Almas Gemelas

Niños Chocolate

La historia de Zahhak y Fereydún

Herodes Hoy

El Diccionario

Galileo, una tragicomedia cósmica

Micro Encuentro

Noches de reyes

Enamorarse de un incendio

La cría

El ruido de los huesos que crujen

Sir Ko, la vida es un acto no premeditado

Dicen que me parezco a Santa Anna... ¡Y ni guitarra tengo!

Otelo o la libertad del ser

Luto de Sangre

El huequito de Dalila

Hipotermia

¿Por qué Pelotes no quiere bañarse?

Mi nombre es Salvador

Las nuevas directrices para los tiempos de paz

Teatro no es, danza no es, teatro-danza tampoco, ¿que es?

Tradiciones mexicanas

Te Pareces tanto a mi mamá

¡Pardiez!

Dependencias enfermizas

Se llama PeRsPeCtIvA

¿Por qué no?

Piedritas y charquitos

...no creía que el mudo fuera así...

¿No! Yo no voy a matar

Espermatosaurios

La Sirenita

Si estoy muerto no puedo morir

¿Son o se hacen?

Cuando quien gana, pierde

Pera y manzana

XXXIX Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro 2017

Las "Golondrinas" para la virgen

¿Teatro oscuro?

¿Cuál es el precio de tu significado?

Diálogos en soledad

Belleza ¿una categoría?

Se nota...

¿Habrá entendido?

Pas-tel, sor-pre-sa…

Dar testimonio contrarresta la fuerza del poder

Un espacio más

...ni fila había

Perrona, superlativo de sobrenatural

Esto no es Dinamarca

La Alondra

El Diccionario

El más fuerte

Cuántos cuentos cuentas

Traslúcid@

Humboldt o de cuando el espacio define

Una luna para los malnacidos

Instrucciones para jugar de memoria

Contrasujeto

Noche de estreno

Henequén

Handel

El gordito quiere ser cineasta

Los equilibristas

La ilusión

Fractales

Remedios para Leonora

Al mal paso, darle risa 2016

Raptola, Violola y Matola

De los laberintos se sale por arriba

Sr. Perro

La extinción de los dinosaurios

Tócala de nuevo, Cacho

El Príncipe Ynocente

El tablero de las pasiones de juguetes

La ópera de los tres centavos

En la soledad de los muertos

Madero o la invocación de los justos

Bastedad

ContrAcciones

Heimweh Estaciones

Hamlet

El Juez de Tenochtitlán

Antígona

Medea

La flauta mágica según Papageno

Benito antes de Juárez

Siete segundos: In God We Trust

El inspector v.1 Los impecables

La canción más alegre del mundo

Humboldt, México para los mexicanos

El pájaro Dziú

Psique

Melville en Mazatlán

Ricardo III

¿Cerrarán el teatro del Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro?

XXVIII Encuentro Nacional de los Amantes del Teatro

Y... ¿dónde está la Virgen?

El pequeño mal

Noches de leyenda

La niña que se volvió titiritera

Un juego escénico que te puede desconcertar si pierdes un momento la atención. La puesta en escena te cuenta tres historias, una dentro de la otra

Romeos

Tío Vania

Todavía tengo mierda en la cabeza

La muertita

Las arañas cumplen años

La escuela de las mujeres

Sentencia, ensayo de un juicio

Retrato de ella dormida

Palabras de amor en alemán

Neva

Tiradero a cielo abierto

PinoXcho

Ricardo III

Taladro

Jacinto y Nicolasa

El Refugio

La obra de Bottom