Domingo Mayo 27, 2018

ECONOMIAS

Deuda Estatal

 

A partir del catarrito anunciado por Cartens que derivó en la peor crisis económica de México en el presente siglo se forzó a los gobiernos estatales y municipales a contratar deuda para cubrir sus necesidades mínimas de gasto corriente y de inversión. De 2009 a la fecha el endeudamiento de los estados se ha prácticamente duplicado, con un aumento de 94 por ciento.

Actualmente la deuda estatal en el país asciende a 489 mil 643 millones de pesos al cierre del primer semestre de este año con un aumento de 6 mil 836 millones de pesos en relación al cierre del 2013, lo cual significa un incremento de 1.4 por ciento en el periodo.

El aumento del pasivo es en apariencia mínimo pero es muy significativo si se toma en cuenta que es el primer semestre el periodo en el cual los estados cíclicamente aportan pagos a sus deudas por ser el lapso de mayor recaudación y recepción de aportaciones federales y el segundo semestre es de contratación de nuevos empréstitos.

Ese fue el comportamiento de 20 entidades que disminuyeron sus pasivos como Oaxaca en 14.9 por ciento y el Distrito Federal en 2.48 por ciento. Sin embargo hubo estados donde la deuda aumento de manera significativa como Morelos con un alza de 25.9 por ciento, algo realmente elevado.

El segundo estado de alto endeudamiento en el primer semestre fue Nuevo León con un incremento de 12.58 por ciento para alcanzar un débito total que supera los 58 mil millones de pesos, el 5 por ciento de su Producto Interno Bruto.

El comportamiento nacional de la deuda estatal hace ver la fragilidad de las economías de los gobiernos de las entidades federativas que seguramente seguirán incrementando sus pasivos durante este segundo semestre  en mucho mayor porcentaje que durante el primero.

Este efecto será mayor dado que el crecimiento de la economía nacional de 3.9 por ciento anunciado para este año, será mucho más bajo, sobre el 2.5 por ciento, lo que impactará en una disminución en la recaudación y en las aportaciones federales que las entidades reciban y que seguramente habían programado en sus presupuestos de gasto.

Habrá que estar atentos a lo que suceda este semestre, porque sabido es que hacia el final de año algunos gobernadores acostumbran dar la sorpresa con la “regularización” de deudas ocultas en pasivos de corto plazo o contingencia.

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar