Lunes Junio 25, 2018

ECONOMIAS

Cuentas Alegres

 Como marca la ley, el gobierno del presidente Peña entregó al Congreso el paquete económico 2015 y por lo que se observa cae de nueva cuenta en excesivo optimismo, en cuentas alegres que luego no se cumplen como ha sucedido en los dos anteriores años, especialmente en cuanto a su pronóstico de crecimiento que para el año próximo es de 3.7 por ciento.
Desde su campaña, el presidente Peña, ofreció un crecimiento económico sólido y sostenido que permita la generación de empleos y el mejoramiento de los niveles de vida de los mexicanos, sin embargo ello no ha sucedido a pesar de que su gobierno ha conseguido el respaldo del legislativo a sus propuestas de reformas llamadas estructurales.
Ahora, con las reformas aprobadas y en marcha, la estimación de crecimiento es considerablemente superior a la esperada para este año de sólo 2.2 o 2.5 por ciento pero aún muy lejos de las necesidades del país y de las ofrecidas por el propio Ejecutivo de más de 5 por ciento.
El 3.7 por ciento, es sin embargo un crecimiento aceptable, lo importante del caso es que se alcance y no quede solo en la buena intención. En 2013 se esperaba un crecimiento de 3.5 por ciento y fue solo de 1.1 por ciento, más bajo que el bajo promedio nación al de los últimos 15 años de 2.2 por ciento.-
Para este año, las cosas no han sido mucho mejor con un pronóstico de 3.9 por ciento que ha tenido que bajarse en dos ocasiones para esperar, en el mejor de los casos un aumento en el PIB de 2.5 por ciento, lo que apenas se notará en .los bolsillos de los mexicanos, más aún cuando en crecimiento en México es de los que arrojan mayor desigualdad en América Latina.
Luis Videgaray, como responsable de las finanzas nacionales, ni se inmuta frente a sus fracasadas expectativas y muestra buena cara frente a la pobreza nacional que parce importarle poco a decir de sus triunfalistas discursos.
En el terreno del déficit, éste se mantendrá por la baja en la exportación petrolera derivadas más de la falta de compradores que por la disminución de producción. La recaudación crecerá sin ser suficiente para evitar el déficit y el gasto irá en aumento soportado en la deuda, con acento en la infraestructura como destino.
La inflación se mantendrá acotada a un 3 por ciento anual, con lo cual el gobierno espera que el resto de sus variables permitan una mejoría en los niveles de ingreso y poder adquisitivo de los mexicanos, ya veremos.

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar