Sábado Agosto 19, 2017

AUNQUE PESE

 

Crisis.- Desde que Felipe Calderón estaba en la Presidencia de la República su partido Acción Nacional presentaba serios problemas de cohesión interna y corrupción, muchos de ellos provocados por el propio Ejecutivo Federal.

Hacia el término de su gobierno las escisiones blanquiazules se manifestaron con mayor intensidad al grado de que el candidato calderonista a la presidencia de la República, Ernesto Cordero, no pudo vencer en la contienda interna a Josefina Vázquez Mota, quien a su vez sucumbió, por lo mismo, en los comicios oficiales ante el ahora presidente  Enrique Peña Nieto.

El cambio de partido en el gobierno se reflejó en el PAN con una mayor confrontación interna, principalmente entre calderonistas y maderistas, pugna que sigue hasta el día de hoy, acrecentada por dos hechos inconexos pero fundamentales: la revelación del video de la fiesta de los maderistas en Puerto Vallarta y la presentación del libro de Felipe Calderón, pretendidamente reivindicatorio a su imagen en la lucha contra el narcotráfico.

El primero, la fiesta con teiboleras, que si bien es un acto privado entre adultos, vino a evidenciar la doble moral de los mochos panistas que hacia afuera se dan golpes de pecho y en los oscurito se destrampan con amores pagados.

El video de la fiesta vino a convertirse en la cereza de un pastel de corrupción iniciado con las denuncias por financiamiento a campañas panistas por parte de casineros  de sospechoso origen y dudosa reputación, o las  exigencias  de “moches” para diputados del blanquiazul de presupuestos autorizados por la Cámara de Diputados a diferentes municipios del país.

El segundo, la presentación del libro Los Retos que Enfrentamos, de Calderón, fue una acción dirigida para reincrustarse en la vida política nacional y en especial de su partido el PAN en detrimento de Gustavo Madero y seguidores; fue aprovechado para fustigar a la actual dirigencia con la declaración de que el partido vive un “proceso de degradación y descomposición moral y corrupción que no sé qué límite pueda tener”.

Pero Calderón Hinojosa escupió al cielo, porque fue en su periodo de presidente cuando la corrupción panista afloró sin castigo alguno, como ahora se lo recuerda uno de sus correligionarios, Juan José Rodríguez Prats, entre otros muchos.

Se podría recordar la Estela de Luz, los festejos del  Bicentenario de la Independencia en el ámbito de su administración o la imposición al partido de algunos dirigentes como Germán Martínez o Cesar Nava, con los que obtuvo magros resultados electorales.

Acción Nacional vive así una de sus peores crisis, justo cuando está a punto de cumplir 75 años de fundado, con un futuro electoral más oscuro que la noche.

SUSURROS.- Casi es un hecho que en la Cámara de Diputados nazca el grupo parlamentario del Partido Morena con algo así como 15 legisladores encabezados por Ricardo Monreal, lo que aún no está definido es si sucederá lo mismo en el Senado, Lo cierto es que el partido que más perderá con estos movimientos en el PRD… Por cierto que en el PRD, los Chuchos se empiezan a poner nerviosos por la fuerza que alcanza Cuauhtémoc Cárdenas para lograr la presidencia del Sol Azteca en demérito de Carlos Navarrete, quien ya se siente en la silla presidencial perredista. La fecha clave es el domingo 7 de septiembre cuando se elegirán a los integrantes de los Consejos Nacional, estatales y municipales. Con los Chuchos se agrupan Nueva Izquierda, Alternativa Democrática y Foro Nuevo Sol y al otro lado, Izquierda Democrática Nacional y su Coalición de Izquierdas… Y ya que hablamos de Cuauhtémoc, el hijo del Tata, acaba de lanzarse a la yugular de Peña al sostener que en lo que va de esta administración el número de mexicanos pobres aumenta a razón de 200 mil por mes, que tal. 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Aunque Pese