Sábado Junio 24, 2017

ENSAMBLE URBANO

Ciudad Capital

Desde el inicio de su administración Miguel Ángel Mancera ha pretendido lograr la reforma del Distrito Federal que dé a los capitalinos derechos plenos y nueva estructura de gobierno en lo que se llamaría Ciudad Capital de México.

El Distrito Federal desde su fundación hasta 1997 era gobernado por un Regente  nombrado libremente por el Presidente de la República.

El argumento de tal medida fue que siendo la ciudad de México la sede de los poderes federales requería de una zona directamente gobernada por el Jefe Ejecutivo para dar mayor estabilidad al Gobierno de la República y para ello creaba el Distrito Federal.

Sin embargo, la exigencia de democracia obligó en el siglo pasado a realizar una serie de reformas legales que dieron paso a la creación de la Asamblea de Representantes, con limitadas funciones meramente reglamentarias de leyes, pero después se creó la Asamblea Legislativa, aun sin plenos poderes pero con más responsabilidades.

También se abrió a elección directa de los ciudadanos la jefatura de Gobierno, con la que desaparece la figura de Regente, en seguida se abrió también la votación de los Jefes Delegacionales.

Ahora se quiere modificar la estructura de Gobierno para dar paso a una entidad sui generis, no a un estado con municipios sino a una Ciudad Capital que hacia su interior albergaría alcaldías (hoy delegaciones).

Este es el anhelo de Mancera, pero no por depurar la representación ciudadana ni eficientar la administración pública y la prestación de servicios, sino solo para pasar a la historia como el gobernante que le cambio el estatus al Distrito Federal.

Lo malo para Mancera es que el cambio no está en su mano sino en el Congreso, específicamente en el Senado, como cámara impulsora, y el Jefe de Gobierno carece de un operador político entre los senadores del PRD, más pendientes de sus coyunturas personales que por satisfacer a quien su partido llevó al poder, pero no milita en él.

Mancera pactó la reforma con el Presidente Enrique Peña Nieto, pero el partido de éste, el PRI, tampoco se esmera en la reforma, que finalmente a ellos por lo pronto, ni beneficia ni perjudica.

A ver pa cuando sale esa reforma política del Distrito Federal.

Ambientes y barrios

De poco o nada servirán los esfuerzos de la secretaria de Desarrollo Social del GDF, Rosa Ícela Rodríguez, por mejorar el barrio de Tepito con un programa para fortalecer el tejido social de la colonia Morelos, que se denomina Tepito resiste, si no hay un trabajo conjunto con la secretarías de Gobierno y Seguridad Pública, la Delegación Cuauhtémoc, la Procuraduría de Justicia del DF y hasta la PGR.  Los problemas del barrio de contrabando, narcotráfico, prostitución, trata de personas, delincuencia común y pauperización no se resuelven con programitas aislados.

Mucha indignación social promueven los medios electrónicos en contra del Jefe de Gobierno capitalino por las marchas de los maestros en Reforma pero los críticos  conductores de programas informativos omiten señalar que la queja magisterial de Oaxaca es contra el gobierno federal. Lo cierto es que ni la secretaría de Educación, de Emilio Chuayffet, ni la de Gobernación, de Miguel Ángel Osorio Chong, han podido resolver el viejo conflicto con la sección 22 de la CNTE, muestra clara del fracaso de la Reforma Educativa.

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twiter: @salvador_mtz 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar