Sábado Diciembre 16, 2017

ENSAMBLE URBANO

Brutalidad Ciudadana

 

Yo no fui, fue Tete, parecen decir todos los funcionarios del Gobierno capitalino en torno a la gresca suscitada el pasado miércoles en San Bartolo Ameyalco, en la Delegación Álvaro Obregón.

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), cuya dirección corresponde a Ramón Aguirre, es el responsable de la obra, pero éste funcionario advierte que el jefe delegacional en Álvaro Obregón, Leonel Luna, fue quien pidió la presencia de la policía (más de mil elementos) y a su vez Luna dice que "las estrategias, el operativo y el accionar (de los uniformados) son responsabilidad de la Secretaría de Seguridad Pública”.

El titular de ésta dependencia policiaca, Jesús Rodríguez Almeida, se limita a decir que el jefe delegacional, Leonel Luna, fue quien solicito la presencia de la fuerza pública, que a decir del propio Rodríguez Almeida, sufrió de “brutalidad ciudadana”.

Por su parte, el Jefe de Gobierno del D.F., Miguel Ángel Mancera, tímidamente dice que su administración no dio la orden a los elementos de seguridad pública de llegar a la zona, sino que fue el delegado Luna, quien pidió el resguardo de la zona.

Lo cierto es que se registró una gran bronca entre ciudadanos y policías con decenas de heridos por una obra de beneficio social, ¿Quién puede entenderlo? Quizá nadie, pero tampoco explicarlo, porque se asegura que los alcances de la obra se habían explicada ampliamente a la población y que ya estaba de acuerdo, lo cual es completamente falso, como resultó obvio.

Todos ahora achacan el zipizape a los dueños de los pipas que abastecen agua a elevados precios en las zonas altas de San Bartolo Ameyalco, que con la obra verían terminado su pingüe negocio y así pudiera ser. Sin embargo, más allá de ello, es claro que no hubo trabajo político ni de real difusión a la población de los beneficios de los trabajos de entubamiento de agua ahora, por fin terminados el jueves.

Desde julio del pasado año, los moradores de San Bartolo manifestaron su oposición a esos trabajos porque piensan que son para quitarles el líquido de un manantial de la zona y llevarlo a Santa Fe. Aseguran las autoridades que no es así, pero nunca pudieron explicarlo convincentemente a la población que enardecida se lanzó el miércoles contra los policías.

Tan era clara la oposición popular a la obra que para realizarla, Leonel Luna pidió la presencia de la fuerza pública en importante número, más de mil elementos. El director de la SACMEX, Ramón Aguirre, aceptó que sus trabajadores laboraran en esas condiciones. El jefe de la Policía capitalina mandó un gran contingente, sabedor de los riesgos que se corrían o no hubiera mandado a tanta gente.

A nadie le interesó la acción política, el convencimientos y la debida explicación de lo beneficios de la obra, solo hacerla a chaleco o ¿se escondía algo?

¿Todo esto sucedió sin que el Jefe de Gobierno se enterara?

Las preguntas sobran y las respuestas faltan, la único que se evidenció fue la falta de credibilidad de las autoridades de gobierno y el hartazgo de la población frente a una autoridad a la que ya no le tiene confianza.

Ambientes y barrios.- Ahora que con retortijones en la barriga y cólicos en el hígado, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en voz de su presidente, Alejando Luna Ramos, se vieron obligados a renunciar a una pensión vitaliza millonaria que ya sentían en la bolsa, la presidenta del Instituto Electoral del D.F., Diana Talavera, debería hacer los mismo y renunciar a la indemnización que se prevé recibirán al abandonar próximamente el cargo de más de 700 mil pesos, aunque difícil será porque los consejeros del D.F. solo ven por su provecho.

Aún cuando ciertamente es indefendible la figura de Cuauhtémoc Gutiérrez, se debe tener claro que fue obligado a dejar la Presidencia del PRI capitalino y ahora a enfrentar un juicio de expulsión del su partido, sin que se hayan probado los ilícitos de que se le acusa, específicamente prostitución y trata de personas. Ello confirma que lo que fundamentalmente se quería era sacarlo de la jugada política en estos tiempos preelectorales en los que habrán de definirse quienes ocuparan las candidaturas a Jefes delegacionales y diputados federales y locales que se disputaran en el 2015.

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar