Jueves Marzo 23, 2017

 ENSAMBLE URBANO

Ansiosos

Difícil contener las ansias de los aspirantes a candidatos a Jefe de Gobierno cuando el propio Miguel Ángel Mancera anda en campaña para ser candidato a la Presidencia de la República.
 
Aun no se cumplen los primeros tres años del gobierno capitalino y ya todo mundo piensa solo en el relevo de mandato en el Distrito Federal que deberá darse en el 2018, lo cual relaja la administración pública citadina tanto en el gobierno central como en los delegacionales.
 
El nuevo mapa político de la Ciudad Capital lejos de dar cohesión y gobernabilidad democrática abre pugnas, genera conflictos, pone trabas y hasta crea divisionismo en el seno de la propia administración pública, así como en los distintos grupos partidistas y de interés.
 
Sin embargo a Mancera no parece preocuparle mucho la gobernabilidad y eficiencia de su administración salvo para la proyección mediática que logre rescatarle algunos puntos en las encuestas en su vapuleada imagen seriamente deteriorada por el mal funcionamiento del Metro y la carencia de eficientes servicios públicos.
 
Con Patricia Mercado como débil secretaria de Gobierno poco podrá hacer Mancera para controlar a los grupos propios y contrarios desatados por la sucesión.
 
Desde la administración central los más ansiosos por la candidatura que habrá de definirse hasta cuando por lo menos dos años más, legalmente hasta el 2018, son: 
 
Salomón Chertorivski, con el respaldo de Los Chuchos y el salinismo, pretende ser el elegido y dar un nuevo giro a la derecha a los gobiernos emanados del PRD en la capital.
 
José Ramón Amieba, secretario de Desarrollo Social del DF, asegura a propios y extraños que él es el predilecto de Mancera y todos saben que efectivamente pertenece al círculo cerrado del Jefe, como le dicen siempre. Cuenta para su impulso con amplios recursos de la secretaría más dadivosa de la capital; tampoco se le puede calificar de izquierda.
 
Alejandra Barrales al ser nombrada como secretaria de Educación en el DF ve revividos sus anhelos de alcanzar la Jefatura de Gobierno, de la que estuvo muy cerca en la disputa que perdió por una nariz con Mancera hace tres años. Su extracción sindical y su trayectoria política la ubican en una izquierda moderada.
 
Por parte del PRD, partido en el poder aunque Mancera lo menosprecie, no hay aspirantes sólidos ni con arraigo popular pero debe citarse a Jesús Ortega, quien al frente de Los Chuchos, ha añorado la primera posición política de la ciudad desde hace por lo menos quince años. 
 
En nuestra próxima entrega habremos de referirnos a los aspirantes de las oposiciones (Morena, PAN, PRI-PVEM y posibles independientes), mismos que aspiran con terminar con la hegemonía perredista de 21 años en el Distrito Federal.  
 
Ambientes y Barrios
 
Dicen que lo que se ve no se juzga y Ricardo Monreal ha perdido toda seriedad en su trabajo desde que fue electo Jefe de Gobierno en Cuauhtémoc para convertir en el gran clown de la política. Para el ex gobernador de Zacatecas todo tiene solo fin mediático como el sentarse en la explanada delegacional para atender los asuntos de la ciudadanía antes de asumir el cargo, fotografiarse en un cuarto vacío porque lo dejaron hasta sin mobiliario, denunciar amenazas de muerte y recibir anónimamente un millón y medio de pesos de supuestos sobornos periódicos mismo que en lugar de poner a disposición de las autoridades competentes los depositó en una cuenta de su administración. Esto le valió una denuncia por parte del PRD por “uso indebido de recursos de dudosa procedencia”, a lo que reaccionó con una dramática escena telenovelera en la PGR ante la cual pedía se le detuviera por ser un mártir justiciero. Vaya payasadas de Ricardo, quien ahora por quererse pasar de vivo está en aprietos para probar jurídicamente de acuerdo a Derecho todos sus dichos.
 
Naucalpan, es el mejor ejemplo del ineficiente control que la secretaria de Hacienda debe hacer por mandato legal sobre la deuda de estados y municipios, de acuerdo a la Reforma Fiscal en Materia de Disciplina Financiera. Actualmente, el mexiquense es el municipio más endeudado de la entidad, con pasivos que representan 57.2 por ciento de sus ingresos anuales, lo que viola la Ley de Ingresos de los Municipios, que se establece en su artículo quinto que el máximo autorizado para endeudarse es de 40 por ciento. Huelga decir que en Naucalpan sólo hay procedimientos, observaciones y auditorias, pero no hay demandas ante el Órgano Superior de Fiscalización, OSFEM, o ante la Contraloría o incluso penales. Pero eso sí hay obras como el puente de El Molinito, al que se destinaron millones de pesos de recursos públicos para un distribuidor vial que no existe. ¿Y el gobernador Eruviel Ávila?... Bien, gracias.
 
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @salvador_mtz

 

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar