Sábado Agosto 19, 2017

ENSAMBLE URBANO

Ajustes sin ajustar

La popularidad del Jefe de Gobierno capitalino ha ido a la baja prácticamente desde que asumió el poder hace ya casi dos años.

Los principales motivos vienen de asuntos ajenos a la ciudad, problemas nacionales que aquí encuentran su mejor punto de resonancia, pero es indudable que también se han presentado fallas hacia adentro de su administración como la falta de cohesión política y administrativa entre las distintas dependencia capitalinas que en algunos casos llega a presentar instituciones a la deriva, sin un plan de Gobierno.

En lo político la situación de Miguel Ángel Mancera es frágil pues hizo a un lado a los grupos perredistas que lo ungieron y en su lugar se recargó en el gobierno federal, quien lo acogió con beneplácito pero viendo su interés de abrir espacios al PRI en la ciudad capital frente a un Jefe de Gobierno sin fuerte soporte.

Con juegos de artificio como la Reforma Política (que no logra sacar) o el aumento a los salarios mínimos, Mancera pretende recuperar simpatías populares, pero ello de poco le valdrá si no da mejores resultados a los capitalinos con una administración eficiente, cohesionada y eficaz en la resolución de los muchos problemas de la gran urbe.

Se acerca ya la prueba de fuego para Mancera, en los próximo comicios se sabrá si sus decisiones de hacer a un lado a su antecesor Marcelo Ebrard, separarse de Izquierda Democrática Nacional de Rene Bejarano y abrirse dócilmente a negociaciones con el PRI y el PAN le darán buenos resultados o tras los comicios queda más solo, sujeto a la buena voluntad del gobierno federal.

Barrios y Ambientes

Por cierto que con los nuevos nombramientos de Jorge Silva Morales como Oficial Mayor y Felipe de Jesús Gutiérrez como Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Mancera mantiene su línea de trabajar con un equipo cerrado ajeno a las corrientes políticas capitalinas.

En el campo legislativo no parecen ir mejor las cosas en la gran ciudad. La aprobación de iniciativas en esta Legislatura local sufre una caída de 32 por ciento en relación al trabajo realizado en la anterior integración de la Asamblea. Esto, a decir de la asambleísta priísta María de los Ángeles Moreno, es el mayor signo de improductividad y estancamiento de la ALDF, que Manuel Granados presume liderear.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar