Domingo Febrero 18, 2018

FernandoCÚPULA POLÍTICA

3ER INFORME: NADA QUE CELEBRAR

 

* Magros resultados en la economía local en 2015
* Recesión en Canadá advierte peligro para México
* Más empleo para migrantes que los generados aquí
* Remesas de braceros superan ingresos petroleros
 
A la mitad del camino, en el que por la tradición política se consideraba como el "Día del Presidente" -el primero de septiembre-, en esta ocasión para el pueblo de México pareciera que no hay nada que celebrar, ante un crecimiento económico que va a la baja y las cacareadas reformas energética, educativa y en telecomunicaciones no se reflejan en una mayor calidad de vida para el grueso de los mexicanos.
 
Peor aún, ante la baja del precio del petróleo, que ya colocó a Canadá -quinto país en el mundo, productor de crudo-, en la recesión, advirtiendo un obscuro panorama para nuestro país, en virtud de que conforme a las estimaciones del Banco de México, el crecimiento del Producto Interno Bruto para este año descenderá del 2.55 al 2.34 que, además ya prevé que éste irá en picada para el 2016 al disminuirse la previsión de 3.19 a 2.96 y, todavía aún más grave, para el 2017 de 3.66 a 3.37, en un claro reto para la administración peñista y su equipo financiero que no saben qué hacer para cambiar las cosas. 
 
Es evidente que "la economía sigue débil", reconoce el mismo órgano oficial gubernamental  como es el Instituto Nacional de Estadìstica y Geografía (INEGI), apoyado en datos del Sistema de Indicadores Cíclicos, en su medición al establecer que en el quinto mes de este 2015 no se registraron "señales de recuperación".
 
Ahora bien, para este mes de septiembre, a pesar de que las autoridades hacendarias pretenden minimizar el efecto de la devaluación de nuestra moneda del orden ya del 25 por ciento, con relación a la cotización que se tenía hace menos de un año, es insostenible el argumento de Luis Videgaray de que un dólar caro nos va a beneficiar con un mayor flujo de turistas, cuando México compra más del exterior de lo que vendemos. 
 
Nuestra balanza comercial es deficitaria, o sea en palabras llanas, compramos más de lo que producirmos del exterior y una devaluación del peso frente al dólar devalúa al Presidente de la República en turno, por más explicaciones rebuscadas que se pretendan esgrimir para tratar de justificar la incapacidad oficial para detener la caída de nuestra moneda frente a la divisa estadounidense. 
 
No se necesita ser un experto, sino cualquier ama de casa u obrero mexicano, sabe que una devaluación conlleva alza de precios y, para muestra un botón, a partir de este mes de septiembre, el costo de la energía eléctrica, llámese luz, comúnmente, cuesta 9.4 por ciento más respecto al mes de agosto de este mismo año para el sector de comercio e industria. El cemento también ya registró un incremento del 7 por ciento, así que, de allí todo se irá para arriba, aprovechando que todos los mexicanos están felices celebrando el mes de la patria y, entre trago y trago de tequila -los vinos importados estarán por las nubes, lógico- las autoridades pretenderán hacer creer que todo está bien y que, como ya se afirma en los spots oficiales, "los niveles de crecimiento no son satisfactorios, pero hay mucho por hacer". 
 
REMESAS POR 24 MMDD
 
La realidad para el gobierno de Enrique Peña y para el pueblo de México se refleja también en las estadísticas: los braceros mexicanos enviaron de EU a sus familiares 24 mil 331 millones de dólares durante los meses de agosto del 2014 a julio del 2015, un 6.2 por ciento más del mismo período anterior. 
 
Tan sólo en el mes de agosto que acaba de pasar, conforme a los datos del Banco de México, fueron más de 2 mil 300 millones de dólares la remesa de los trabajadores de México en EU.
 
Los ingresos petroleros están a la baja y las remesas de los braceros superan, con mucho, lo que entra al país por la explotación de los hidrocarburos. 
 
Cuando se aprobó la reforma energética, se cacareó hasta el cansancio que México obtendría grandes beneficios con estas modificaciones constitucionales, entonces, ¿En dónde quedó el triunfalismo oficial al quitarse las prohibiciones para  la explotación mixta, con inversión extranjera, de los recursos naturales, específicamente los hidrocarburos?
 
Por si esto fuera poco, los datos son reveladores de lo que se hace en Estados Unidos de Amércia, donde se crearon 822 mil nuevas plazas en el período de enero a julio, de este mismo año del 2015, contra los 479 mil nuevos empleos formados en México, de acuerdo a información proporcionada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que celebra, eso sí muy orondo su titular, Alfonso Navarrete Prida, que en 22 meses no ha habido una huelga en México. 
 
Ah, ¡Qué bueno!, no hay huelgas, pero, no explica la incapacidad del gobierno para satisfacer las demandas de empleo que se generan por año y, mucho menos, se ataca el problema del rezago en este sentido del inicio de la administración peñista. 
 
Un crecimiento ralo del PIB, lo sabe cualquier economista, se refleja en menos empleo para la población y con índices menores al 3 por ciento, como se prevé para este año, la generación de estos es menor a los 600 mil puestos, frente a un rezago de más de 2 ó 3 millones de empleos que se necesitan para nuestro país. 
 
Con todo este panorama, ¿qué tienen que celebrar las autoridades y el pueblo de Mèxico?
 
La respuesta al mensaje que da el Presidente de la República en Palacio Nacional, donde nadie lo objeta ni lo interpela, será, como lo fueron los dos informes anteriores, para cumplir el trámite, dibujando un país que se quiere ser y que, lamentablemente, se le acaba el tiempo y no podrá ser, ni llegar a las metas trazadas. 
 
Quizá sea verdad lo que, en el arranque de la 63 Legislatura, dijo el representante del PRD, diputado federal, Francisco Martínez Neri, "se ha perdido la credibilidad política, (al gobierno) sólo le queda la ficción para la selfie y gastar los recursos del pueblo en anuncios de televisión". 
 
El PRD fue firmante del Pacto por México, sacó su tajada en subvenciones para diputados y senadores al aprobar las reformas que propuso el Presidente Peña y, ahora, se erige en crítico, al mostrar el pueblo de México hastío por la corrupción, por el botín que representa este partido político, por el dominio de camarillas, por los abusos de quienes brincan de un lado a otro cobrando sueldos sin trabajar, beneficiando a familiares, enriqueciéndose sin medida, sacando provecho de puestos administrativos, curules, escaños, alcaldías, gubernaturas, etc., y, al menos, tuvo una posición crítica en el arranque de la 63 legislatura. 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir       Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cúpula Política